Hemos asistido a un taller muy interesante en el que hemos visto cómo el dióxido de carbono, a partir de -79 ºC, sublima y se convierte en hielo seco, a -196 ºC el nitrógeno líquido congela lo que toca. ¡Nos hemos quedado helados!

Slider