Consejos para pasar a Secundaria

Consejos para pasar a Secundaria

«El mejor consejo que se pueda dar, tanto desde un punto de vista escolar, como desde un punto de vista familiar, es sentarse con ellos, en un momento tranquilo, y compartir nuestras dudas e inquietudes.»

El paso de nuestros hijos de Primaria a Secundaria es un momento importante. Las familias nos planteamos qué es lo que va a cambiar, qué pasará a ser mejor y qué empeorará, si nuestro hijo estará preparado, si se notará mucho a la hora de estudiar o de relacionarse con los amigos… Y además, se junta con el inicio de la temida adolescencia.

El mejor consejo que se pueda dar, tanto desde un punto de vista escolar, como desde un punto de vista familiar, es sentarse con ellos, en un momento tranquilo, y compartir nuestras dudas e inquietudes. Nos daremos cuenta de que muchas de nuestras preocupaciones son también las suyas, y sentaremos un buen precedente para el futuro: las soluciones y determinaciones que tomemos de manera compartida, haciendo partícipes a nuestros hijos, tienen muchas más posibilidades de prosperar.

En esta charla, sería conveniente tratar los siguientes puntos:

La agenda: ¿qué tipo de agenda nos resulta más útil? Siempre son aconsejables a semana vista, porque ayudan a planificarse y a visualizar todas las tareas próximas. ¿Cómo la vamos a gastar? La agenda es una herramienta para el colegio (anotamos deberes, trabajos y exámenes) y para casa (consultamos tareas pendientes y planificamos el estudio)

La mochila: ¿cuándo la vamos a preparar? Dependiendo de los horarios de cada familia, es bueno elegir un momento para repasar que el alumno lleve todo lo necesario para el día siguiente, una vez ha acabado la tarea en casa. Debe ser su responsabilidad, con el horario en la mano, aunque se puede supervisar o comprobar si lo estimamos necesario.

Los profesores: las familias debemos familiarizarnos con los profesores de nuestros hijos, tomar nota de sus correos electrónicos, ir conociendo su manera de trabajar y evaluar, … pero también debemos animar a nuestros hijos a que sean autónomos y pregunten, en clase o por email, aquellas dudas que les surjan.

La hora de despertarse, de trabajar y de acostarse: Cuanto más partícipes se sientan nuestros hijos en su horario, mejor se habituarán a él. Una vez elegidas las actividades extraescolares, debemos planear con ellos si los deberes se harán antes o después, en qué momento descansarán, etc.

Las extraescolares: es importante que los alumnos continúen con actividades que les resulten motivadoras una vez acaba la jornada escolar. Con una buena organización, hay tiempo para todo, y está demostrado que aquellos alumnos que practican otras actividades aprenden a ser responsables y disciplinados.

Las nuevas tecnologías: son de gran ayuda, pero es esencial pactar cómo y cuándo las vamos a utilizar. Debemos hablar con nuestros hijos de la seguridad online y de un buen uso de internet, y enseñarles y acompañarles en sus primeros pasos digitales. Por lo que respecta al móvil, no es recomendable que lo tengan cerca mientras estudian y hacen deberes, puesto que les puede distraer demasiado.

Las técnicas de estudio: Trabajadas desde el cole, también es aconsejable dialogar cómo van a cambiar en secundaria. Debemos dejar espacio para que los alumnos encuentren la mejor manera de trabajar y estudiar, pero siempre es bueno estudiar en períodos de 30/40 minutos y descansar, y alternar actividades de memorización con actividades más prácticas.

«es esencial, aunque fuera del campo académico, hablar con nuestros hijos de sus relaciones sociales, de cómo pueden cambiar al entrar en la adolescencia, de sus inseguridades o miedos.»

El colegio Helios ofrece una agenda digital para todos los cursos de Secundaria y Bachiller, que es buen punto de partida para orientar esta charla y poder referirse a ella consultando horarios, calendarios y dudas generales o de curso.

Por último, también es esencial, aunque fuera del campo académico, hablar con nuestros hijos de sus relaciones sociales, de cómo pueden cambiar al entrar en la adolescencia, de sus inseguridades o miedos. Es buen momento para recordarles que tanto padres como tutores estamos siempre aquí para ayudarles, y forman parte de una comunidad en la que su opinión y su ejemplo es importante.

Por Paola Romaguera Catalá

Tutora de 1º de Ed. Secundaria Obligatoria

Colegio Helios

Cómo favorecer la autonomía en los niños de Ed. Infantil

Cómo favorecer la autonomía en los niños de Ed. Infantil

«Es un error pensar que los niños no pueden ser responsables»

Autonomía Infantil

En la edad de educación Infantil, debemos incidir en el desarrollo de la autonomía infantil en los siguientes aspectos: hábitos higiénicos, alimenticios y de actividad y descanso.

Es un error pensar que los niños no pueden ser responsables, sí pueden serlo. Poco a poco han de ir ocupándose de cosas que sí pueden hacer y de este modo aprenden a ser autónomos.

Consejos para enseñar a tu hijo/a a ser autónomo/a

 

  1. Muéstrale las indicaciones para hacerlo, en un principio recuérdaselo y deja que lo haga solo/a. Poco a poco dejamos de recordárselo.
  2. Si lo hace mal, o tarda (puede demorarse en comer, por ejemplo), mantén la calma y deja que lo haga solo/a.
  3. Establece horarios y rutinas para determinadas tareas, como irse a la cama, lavarse las manos antes de comer, etc.
  4. Emplea cuentos o dibujos, para explicarle como los personajes hacen los hábitos que queremos inculcarle.
  5. Aunque no lo haga bien del todo, al principio (por ejemplo al limpiarse), refuérzale con elogios. Lo importante es que coja el hábito, poco a poco irá haciéndolo mejor. Si le reñimos por hacerlo mal, le reforzamos de forma negativa.
  6. A medida que va adquiriendo determinados hábitos de autonomía vamos inculcando nuevos hábitos.
  7. Siempre deja que lo haga solo/a; puedes mostrarle cómo hacerlo con un ejemplo, pero no lo hagas por él/ella.
  8. Puedes emplear canciones o algún tipo de símbolo que le indique lo que hay que hacer. Cuando suene la canción es momento de lavarse las manos, recoger la mesa, etc.
  9. Ten en cuenta que cada niño/a sigue su propio ritmo, no tiene que hacer las mismas cosas en el mismo momento.
  10. Sé paciente y comprensivo/a; adquirir los hábitos puede llevar su tiempo.

Por:

Profesoras de Educación Infantil del Colegio Helios