Cantar en un coro y amar la música

Cantar en un coro y amar la música

Conseguir que el alumnado se convierta en un coralista y que sienta emoción y pasión por la música es el objetivo principal que siempre busca el director de coro, teniendo en cuenta que hablamos de alumnado de infantil y primaria que tienen el coro como asignatura incluida dentro de la expresión artística, y que normalmente desconocen.

Para conseguir este objetivo, habrá que recurrir a las técnicas necesarias, para que el alumno descubra las sensaciones y los beneficios que le puede aportar el formar parte de este colectivo y finalmente convertirse en un “coralista”.

Por citar algunos de ellos, podría incluir, la relación con sus compañeros, ya que serán conscientes de la importancia de formar un “núcleo” musical común durante los ensayos; así como, la importancia de valores como la puntualidad, la actitud, la respiración, la colocación, tanto corporal como vocal, la coordinación, la lógica melódica y rítmica (vinculado a las matemáticas). Todas estas cualidades repercutirán en su vida escolar y de aprendizaje, ya que está demostrado que desarrollan unas características especiales, ya que les ayudará a aumenta la capacidad respiratoria, mejora la postura corporal, baja la presión arterial, es una actividad aeróbica que incrementa el oxígeno en sangre, impulsa el sistema inmune, reduce la percepción del dolor, reduce el estrés, aumenta la autoestima, los sonidos influencian las ondas de frecuencia cerebrales y promueven el bienestar, favorece el sentido del ritmo, agiliza la memoria, ejercita la concentración y promueve la unión de grupo.

El psicólogo Howard Gardner sugiere que el niño de 3 a 8 años está motivado para desarrollar el lado artístico de su personalidad, le gusta cantar, bailar, dibujar, participar en juegos, está interesado en el arte más que en lo científico o lógico. Gardner llama a esta etapa el período de oro del desarrollo artístico. El mundo de la belleza artística y de la naturaleza es una fuente de alegría y felicidad, que llevará al niño a la belleza moral y a vivir como un ciudadano honesto y responsable, y, por tanto, a rechazar tanto la fealdad estética y moral.

Cantar es bueno, otra cosa es cantar bien.

Por Michel Cervantes Vila

Director de los Coros del Colegio Helios

Planificando el trabajo y el estudio

Planificando el trabajo y el estudio

¡Todavía te queda todo por hacer! ¡Siempre a última hora! ¿Cuántas veces nos encontramos en esa situación con nuestros hijos? No podemos hacer que el día tenga más horas, pero sí podemos aprovecharlas al máximo. ¿Cómo?  Planificando el trabajo y el estudio. 

Elaborar un horario de estudio adaptado a las necesidades de nuestro hijo ayudará a mejorar su rendimiento y le dejará tiempo libre para disfrutar de otras actividades. 

 

Recomendaciones y beneficios de planificar la semana: 

 
1. Limitación temporal y adecuación a cada niño. El tiempo de los niños no es ilimitado. Por eso, es importante que los  deberes  no impidan que los niños puedan realizar otras actividades. Existe la regla de los diez minutos establecida por la Duke University, en Estados Unidos, que consiste en comenzar con diez minutos diarios en el primero de Ed. Primaria e irlos incrementando en otros diez minutos por curso. 

 

2. Empecemos planificando juntos. Es preferible planificar y diseñar juntamente con ellos un  horario  de  estudio  efectivo y hacerle descubrir las ventajas de realizar una programación adecuada. Poco a poco se irá dando cuenta de los beneficios que conlleva cumplir con el horario y se irá haciendo cada vez más autónomo. 

3. El horario debe ser personal, realista, y debe estar escrito.  Al ser personal cada alumno dedicará un tiempo diferente según sus necesidades (hay alumnos que tienen mayor facilidad por una asignatura y otros que necesitan dedicarle más tiempo). 

Recordamos que detrás de cada plan semanal cuentan con una plantilla que pueden utilizar para organizar su horario de estudio. En él es conveniente que los lunes escriban que tareas van a realizar cada día y ser lo más concretos posibles (estudiar página 45, 46,y 47 de science, realizar ciberenmat sesión 7, etc.).  

 

4. No realizar el plan semanal en un día. El objetivo final del plan es crear un hábito de estudio, necesario para los cursos superiores y que constituirá una base para toda formación futura. Sabemos que muchos alumnos prefieren acabar las tareas para disponer de más tiempo el resto de los días, pero este sistema de organización no potencia el hábito de estudio. 

5. Recordad que tener un horario establecido potencia la concentración. Es más fácil centrar la  atención  en la  actividad  que hay que realizar si se cuenta con un espacio de  tiempo  exclusivo y determinado para ella. Además, evita pérdidas de tiempo (¿qué hago hoy? ¿por cuál empiezo?) y la preocupación de acumular todas las tareas para el último día. 

  1. Es necesario que los padres demuestren interés por las tareas de su hijo y que le animen a asumir responsabilidades. Los padres debemos supervisar, pero no realizar las tareas, así poco apoco irán adquiriendo autonomía. 

Si se planifica las tareas y se cumple el horario de forma continuada y constante, es muy probable que nuestro hijo adquiera un hábito que le será muy útil para el resto de su vida. Los beneficios de la planificación son muchos, además de obtener provecho de sus tareas podrá dedicar más tiempo al ocio y al juego.

Por Mireia Badenes Quiles

Psicóloga del Colegio Helios

El valor de los Valores.

El valor de los Valores.

Si en algo debemos estar todos de acuerdo es que, todo ser humano nace con una fragilidad evidente y, poco a poco, va creciendo y adquiriendo fuerza con una debida hidratación y alimentación pero, no solo se debe alimentar a un ser humano para que adquiera fuerza física, también hay que alimentar a este ser con afecto, atención,  estímulos, conocimientos , valores…

Nada más nacer, esta responsabilidad de doble alimentación del nuevo ser humano,  la tiene la familia , encargada, a partir de ese momento, de seleccionar los alimentos adecuados y suministrarlos en los tiempos oportunos.

Puede que no sea fácil, pero sí imprescindible, ofrecer a nuestro nuevo ser lo mejor (que no estamos diciendo lo que más le guste) para que crezca sano, feliz, educado… y esta responsabilidad es de la familia.

Puede que no sea fácil, pero sí imprescindible, ofrecer a nuestro nuevo ser lo mejor (que no estamos diciendo lo que más le guste) para que crezca sano, feliz, educado… y esta responsabilidad es de la familia.

El tema para la adecuada nutrición encaminada a un  buen desarrollo físico lo dejaremos para otro momento y nos centraremos en la importancia sobre una buena nutrición en valores.

Los primeros valores personales, sociales y morales se aprenden en el hogar.

Entre la familia nos desarrollamos aprendiendo gracias a la imitación y enseñanzas de nuestros padres. La familia es la base de la sociedad y , por lo tanto, un núcleo de verdadera importancia ya que de ella dependerán nuestras actuaciones durante nuestra infancia, adolescencia y edad adulta  y, por lo tanto, las decisiones que debamos tomar a lo largo de nuestra vida.

Quizás, no somos conscientes de toda la responsabilidad que asumimos como padres ya que, cualquier actuación o reacción nuestra, quedará impresa en unas personitas en crecimiento…en las  personitas que más queremos.   

En toda familia debe practicarse y   haber:

Respeto, sentido de pertenencia, perdón, ayuda, compromiso, gratitud, paciencia, cariño, atención, comunicación, humildad , educación, responsabilidad, exigencia… y todo, en un clima de seguridad y  confianza.

No hacemos ningún favor a nuestros hijos cuando los sobreprotegemos…

Enseñémosles que …el mundo no  es tan justo como nos gustaría que fuera. Que a veces se gana y, a veces, se pierde. Que todo esfuerzo tiene su recompensa. Que valoremos a todos los que nos rodean. Que siempre no tenemos razón. Que somos, cada uno, muy importantes, pero no los más importantes.  Que no hagamos lo que no nos gustaría que nos hicieran a nosotros. Que uno no puede hacer lo que quiere, cuando quiere, como quiere y porque quiere. Que la educación y la verdad  nos abren muchas puertas. Que hay que disfrutar de todo lo que hacemos. Que ser realista y consecuente es la mejor opción…y que , no hay mayor satisfacción que la personal como consecuencia de saber que has hecho algo bien hecho…

 

 

 

 

No hacemos ningún favor a nuestros hijos cuando los sobreprotegemos…

Los valores son aquellas cualidades que pone en práctica cada individuo y le impulsan a actuar de una forma u otra  porque forman parte de sus creencias, determinan sus conductas y expresan sus sentimientos e intereses.

 En nuestras familias , ofrezcamos a nuestros niños, un menú sano en valores.

Por Nuria Sanz Pérez

Jefa de Estudios de Ed. Infantil y Ed. Primaria.

Inglés en Educación Infantil

Inglés en Educación Infantil

Actualmente estamos cada vez más involucrados y le damos más importancia al aprendizaje del inglés en la etapa de Educación Infantil.

 Cabe destacar que los alumnos a dichas edades aprenden inglés de una manera sencilla y natural, y esto hace que se sientan más seguros a la hora de utilizar el idioma.

 Pero no solo eso, otro de sus múltiples beneficios es el impacto que tiene en el desarrollo del cerebro del niño, ya que adquiere una mayor capacidad para concentrarse, mejorar la retención y relacionar conceptos distintos con más rapidez.

 Desde nuestro cole, pensamos que es muy importante que los alumnos aprendan el idioma de una manera lúdica y creativa, por ello planteamos diversas actividades atractivas y vivenciales.

Nuestras clases comienzan siempre con unas rutinas, ya que la lengua se aprende mediante el proceso de interacción, repitiéndolo siempre en situaciones contextualizadas y significativas. Los alumnos aprenden diferentes frases, que usan diariamente en el aula.

Estas rutinas proporcionan seguridad, ganas de hablar y practicar el inglés.

Uno de los materiales, que no pueden faltar para aprender un idioma a estas edades, son las canciones; con ellas podemos trabajar la memoria, la repetición, el vocabulario, la entonación y la pronunciación. Son una de las actividades más atractivas y divertidas para nuestros alumnos, sobre todo si las acompañamos bailando y cantando todos juntos en el aula (incluida la teacher).

Este año trabajamos mediante “microproyectos” y todos ellos comienzan a través del hilo conductor de un cuento, siempre empezamos con una narración del cuento, cambiando la voz según el personaje, para focalizar la atención de nuestro alumnado, usamos el cuerpo e intentamos que participen con nosotros, enseñamos ilustraciones, personajes…así el alumnado mediante la imitación y la deducción aprenden vocabulario y expresiones gramaticales en un entorno acogedor.

 También es muy importante usar las flashcards (tarjetas de aprendizaje) y realizar diversos juegos en Inglés, ya que los alumnos relacionan dicho aprendizaje como algo divertido, agradable y suele ser bastante atractivo para ellos.

Trabajar el inglés en casa también proporciona un buen apoyo a los niños para poco a poco adquirir el idioma, pero ¿cómo se puede trabajar en Inglés en casa?.

Existen actividades muy sencillas que se pueden aplicar en la rutina diaria del niño, siempre sin exceder un máximo de 15 minutos, para tener la atención plena en lo que se está realizando.

Los alumnos desde edades tempranas pueden visualizar dibujos en Inglés, es recomendable empezar por ejemplo con capítulos cortos de cuentos que les resulten familiares y logren llegar a entender la historia.

Otro método puede ser el practicar canciones con vocabulario que les resulte conocido e ir poco a poco ampliándolo.

Siempre desde casa recomendamos que se trabaje el inglés de manera lúdica y natural, nunca como una imposición. Se puede jugar a nombrar diferentes objetos, alimentos del supermercado, animales de juguete, medios de transporte…

Por lo tanto, desde aquí seguimos animando a nuestros alumnos y a sus papis a que sigan disfrutando y ampliando sus conocimientos con el aprendizaje de un nuevo idioma como es el Inglés.

Por Sandra Gómez Guerra

Profesora de Inglés de Educación Infantil

Tutora de 1º de Primaria.

Vuelta a la rutina

Vuelta a la rutina

Ya han pasado las vacaciones y después de tantos días para celebrar la Navidad conviene tener en cuenta una serie de consejos para facilitar la vuelta al cole para que no se convierta en una odisea y les cueste más de lo normal.

La Navidad es una fecha muy especial para los niños. Son días llenos de emociones, ilusión y juegos, que terminan de golpe el 7 u 8 de enero después de la llegada de los Reyes Magos.

Es fundamental que poco a poco empiecen también retomar otras costumbres:

 Acostarse pronto.

Seguramente durante estos días han tenido otro horario y se han acostado más tarde de lo habitual. No olvides que a ellos no les hacen falta los famosos 20 días para convertir una costumbre en hábito. En seguida interiorizan tanto buenas como malasg costumbres. Deben meterse en la cama pronto, aunque al principio le cueste dormirse.

  1. Mantener la hora del baño.

Los hijos suelen ducharse cada día después de jugar y hacer los deberes (alrededor de las siete y media u ocho de la tarde) conviene que, los días entre semana no salgan (a partir de esas horas) ni vayan a tener gente en casa, de forma que mantengan la hora del baño. El baño es relajante para los niños.

  1. Leer un ratito cada tarde.

Para fomentar el gusto por la lectura de los niños.

  1. Cenar en familia.

Debemos mantener ciertas costumbres que son beneficiosas para la socialización familiar como es cenar en familia.

 

  1. Reducir las horas de consumo de aparatos electrónicos, consolas y videojuegos.

Es normal que durante las navidades los niños dediquen más tiempo a este tipo de ocio. Cuando se acerque la fecha de volver al colegio, deberíamos reducir el tiempo que emplean en los dispositivos electrónicos.

  1. Ser positivos.

Los niños son como una esponja, absorben todo, sobre todo de sus padres. Si ven a sus padres quejosos y decaídos por la vuelta al trabajo ellos se sentirán igual por la vuelta al cole. Anímalos con mensajes positivos como por ejemplo: “Vas a ver otra vez a tus amigos” “Les podrás contar lo que has hecho y lo que te han regalado los Reyes”….

  1. Retomar las obligaciones escolares.

Debemos retomar el hábito de estudio diario (recordamos que es mejor dedicar todos los días un tiempo que realizar el plan semana en un día, el objetivo es crear el hábito de estudio). No se trata de prohibirles el tiempo de juego, sino de ir recuperando el ritmo diario sin que esto perjudique a su rendimiento.

 

  1. Alimentación saludable.

El cansancio de estos primeros días se puede combatir con una dieta equilibrada, evitando bollería industrial y animando a nuestros hijos a tomar alimentos saludables como la fruta. Además, debemos habituarles a desayunar correctamente, es conveniente que se levanten con tiempo suficiente por las mañanas: es fundamental para acudir a las clases con las pilas cargadas.

Por Mireia Badenes Quiles.

Psicóloga

Colegio Helios