Nuestro proyecto “MÚSICA PARA LA FELICIDAD” consiste en ir a distintos lugares fuera del centro para llevar la música a diferentes personas. Teníamos tres opciones: Residencia de ancianos, niños de infantil o niños hospitalizados.

Nosotros elegimos niños hospitalizados y nuestro objetivo era ayudar a los niños a divertirse con la gran motivación de la música, sacándoles una sonrisa y haciendo que se olvidaran de su enfermedad por un tiempo.

Empezamos pensando actividades y a dónde queríamos ir, luego hicimos los grupos y pusimos las ideas en común. A continuación tuvimos unos días para preparar un mural con las actividades que queríamos realizar, desarrollarlas, seleccionar músicas adecuadas, preparar los materiales necesarios y organizarlo todo. Una vez teníamos la cartulina acabada tuvimos que exponer las ideas que habíamos estado preparando ante toda la clase, después de esto terminamos de pulir detalles y… ¡Llegó el día!

-“Me levanté muy emocionado, ya que iba a poner felices a muchos niños, hacerles olvidar todo lo que les pasaba y que se divirtieran con la música” ¡Por fin llegaba el día para el que tanto nos habíamos preparado!

A primera hora nos reunimos para hacer un último repaso de todo lo que habíamos preparado. Luego nos dirigimos en minibús al “Hospital La Fe” de Valencia con todos los instrumentos y material que íbamos a necesitar, acompañados por Mª Carmen, nuestra profesora de música, y Esther, una profesora en prácticas.

El minibús nos dejó en la puerta y nos quedamos muy impresionados ya que el hospital era gigantesco. Subimos hasta llegar a la “Unidad pedagógica hospitalaria” que era muy grande, con muchos dibujos y murales que habían hecho los niños.

El aula estaba dividida en dos por un cristal y, antes de entrar, nos explicaron algunos problemas que tenían los pacientes. Había un niño de 7 años que estaba sordo y teníamos que hablarle de frente para que pudiera leer los labios, también había un niño y una niña que tenían una “corona” de metal en la cabeza pero ellos no sentían nada, solo era para prepararlos para una intervención. Al principio daba un poco de impresión pero luego al verlos tan contentos y felices se te pasaba.

Esperamos un momento en la puerta mientras nos organizábamos, luego entramos y empezamos a hacer las actividades que habíamos preparado. Aunque los días de preparación fueron muy intensos porque teníamos que tener muchas cosas previstas ya que no sabíamos lo que nos íbamos a encontrar hasta ese mismo día, pronto sentimos que todo iba a salir muy bien porque se les veía bastante felices y emocionados de que hubiésemos ido.

Nos dividimos para entrar ya que el grupo no podía ser muy numeroso. Poco a poco los niños fueron llegando, la más mayor iba a 4º de primaria y los más pequeños a 1º de primaria.

Lo primero que hicimos fue decir nuestros nombres y edad, luego continuamos con todos los juegos y actividades que habíamos preparado.  En algunas, cada uno de nosotros se tenía que poner con un niño, a mí me tocó con el niño que estaba sordo. Era muy bueno pero para explicarle las cosas que debíamos hacer era un poco  complicado. Le acababan de operar para ponerle un implante que le va a permitir oír cada vez más y aunque no podía oír aún todas las canciones, nos lo pasamos muy bien y nos reímos mucho con ellos. Además, mientras estábamos allí, vinieron los “Payasos de hospital”. Nada más verlos, los niños empezaron a reírse a carcajadas e incluso nosotros también y las enfermeras nos contaron que venían varias veces a la semana para sacarles unas risas a los niños.

Después de presentarnos con los instrumentos, hicimos el resto de actividades: tocar melodías, juegos musicales, identificar instrumentos, reconocer bandas sonoras de película, improvisaciones instrumentales, baile o movimiento, etc.

       

Llegó el momento en el que nos tuvimos que ir y nos dio un poco de pena. Les preguntamos si se lo habían pasado bien y todos dijeron que sí. Fue una gran experiencia para todos.

Algunas opiniones personales más del alumnado participante:

“Sinceramente me pareció una actividad emocionante y muy divertida porque compartimos un rato agradable con niños que de verdad lo necesitaban y para mí eso es muy especial, porque supongo que si yo estuviera en su situación también me habría alegrado”

“Si el año que viene se puede, yo voy. No estaría mal que la gente vaya y lo vea, aunque solo una vez en su vida, porque si vas y los ves, sabrás la suerte que tienes”

“Nos lo pasamos muy bien y disfrutamos mucho con ellos, ha sido una experiencia que no se me va olvidar jamás”

“Me gustó mucho el proyecto porque gracias a él, hemos podido regalar sonrisa a los niños. Yo no mejoraría nada, porque fue una de las mejores excursiones de 2º de la E.S.O”

“Este proyecto ha sido de gran ayuda para poder entender la situación de los demás. Niños con problemas de espalda, sordos o inmóviles que gracias a ese hospital van a poder vivir su vida felices y contentos por haber superado esa situación. La música es una gran ayuda para que éstos consigan su propósito, además, ayuda y motiva a las personas que les rodean”

“Sin duda un recuerdo que nos guardaremos siempre”

Texto elaborado por el alumnado de 2º E.S.O