Seleccionar página
2º E.S.O. «MÚSICA PARA LA FELICIDAD III (RESIDENCIA DE ANCIANOS)

2º E.S.O. «MÚSICA PARA LA FELICIDAD III (RESIDENCIA DE ANCIANOS)

El primer día que nos presentaron el proyecto me encantó. “MÚSICA PARA LA FELICIDAD” es un proyecto destinado a hacer felices a las personas mediante la música, recordando canciones, bailando, cantando, tocando instrumentos, etc. y lo hemos realizado los alumnos de 2º ESO en la asignatura de música.

Empezamos buscando información sobre proyectos o fundaciones, sin ánimo de lucro, que han realizado cosas similares a las que íbamos a hacer nosotros, a través de la música. Después de finalizar la búsqueda de información y tener más claro lo que íbamos a hacer, marcamos en una ficha a cuál de los tres sitios nos gustaría ir: Escuela Infantil, Hospital o Residencia de 3ª edad.

Posteriormente hicimos grupos de trabajo y empezamos a pensar actividades y buscar música de su época. Por ejemplo, decidimos ponerles canciones de Manolo Escobar o Nino bravo,  entre otros, para ayudarles a recordar esos momentos de juventud cuando estaban escuchando esa música en su pueblo, con amigos…

Después de varias clases trabajando, realizamos murales con los objetivos, actividades y material. Además de presentarlos en clase, estos murales quedaron expuestos en el pasillo de Secundaria. Posteriormente, continuamos concretando los detalles, preparando una partitura, montando coreografías, ensayando las actividades y también el cómo dirigirnos a ellos.

Cuando llegó el día de irnos, nos reunimos a primera hora en el aula de música y repasamos lo que haríamos. Revisamos toda la música, cogimos partituras, instrumentos, unas fotos para unas actividades y nos marchamos en el autobús hacia la residencia.

Estábamos entre nerviosos e impacientes porque no sabíamos lo que nos íbamos a encontrar pero entras en la sala donde están todos, ves cómo te saludan y te aplauden, y te sientes genial.

Había algunos ancianos dormidos, otros parecía que no quisieran visita, pero otros eran muy amables y extrovertidos. Al principio fuimos yendo por la sala para presentarnos y hablar con ellos, había algunos que te hablaban de su vida y otros, en cambio, no hablaban porque eran más tímidos o porque tenían algún problema.

La primera actividad que hicimos fue tocar una partitura al ritmo de una música. Después una persona del grupo iba pasando un instrumento y cada uno de ellos lo tenía que tocar y presentarse.

Luego hicimos actividades como: “la bomba musical”, en la que poníamos una canción mientras se pasaban una pelota y cuando paraba la música tenían que cantar una canción, decir una poesía o lo que quisieran; “adivina la canción”, “adivinar instrumento”… También  hicimos una actividad que consistía en escuchar una canción y cada vez que sonaba una palabra dicha anteriormente, tenían que levantar un papel con el dibujo.  A continuación repartimos instrumentos de percusión para todos y debían imitar ritmos o inventarse alguno que debíamos imitar nosotros.

Y para terminar, bailamos con ellos una coreografía hecha por nosotros y en parejas con música de su época.

 

– “Y llegó mi parte favorita que era bailar con ellos, había algunos que bailaban y otros a los que ayudábamos con pañuelos para que movieran los brazos porque estaban en silla de ruedas. Yo estuve bailando con Pepita que me enseñó a bailar lento porque le encantaba bailar, mientras tanto hablábamos de la vida y de cuando ella era joven»

 

Más opiniones personales del alumnado participante:

“Me he gustado mucho la actividad de “adivina la canción” porque se las sabían todas. Además, muchos al escuchar esas canciones de su época se emocionaban y eso era muy bonito”

“Muchos abuelitos, y abuelitas se emocionaron al vernos porque les recordábamos a sus hijos, nietos o a ellos mismos en la infancia, nos dieron muchos abrazos y besos”

“Lo que más me ha gustado ha sido que estaban muy felices y te trataban con muchísimo cariño”

“La actividad en general me ha encantado, me lo he pasado genial a lo largo de todo el proyecto, me he sentido muy orgulloso de mi grupo y de mi mismo por haber hecho feliz a gente de la 3ª edad”

“Ojalá volviéramos otro día con otras actividades para hacerles felices y que se diviertan durante el rato que estemos allí con ellos, ha sido una experiencia inolvidable”

“El final me dolió mucho, porque habíamos pasado un buen rato con ellos. De hecho, una de las abuelitas nos siguió hasta la salida”

“La verdad es que yo iría una y otra vez por solo hacer feliz a la gente. También porque era muy divertido y salí de la residencia muy feliz”

“Me ha gustado mucho que generaciones tan distintas conviviesen y se divirtiesen juntos. Personalmente me ha encantado este proyecto y lo repetiría sin dudarlo”

“Ha sido una experiencia muy bonita, no esperaba disfrutar tanto. Me gustaría volver más días”

“Me gustó mucho el poder hablar y pasar tiempo con ellos, me sentí bien. Nos contaron cosas muy interesantes de su vida y lo pasamos muy bien tanto nosotros como ellos”

“A mí se me pasó rapidísimo y me encantó. Lo que me llevo es las sonrisas de todos, te genera un sentimiento que no puedo explicar. Lo mejor es cuando te dicen: ¡Gracias por hacernos felices! y no se dan cuentan de que a nosotros nos hizo felices verlos a ellos felices”

Texto realizado por el alumnado de 2º E.S.O.

Imágenes de nuestro proyecto:

 

2º E.S.O. «MÚSICA PARA LA FELICIDAD» II (HOSPITAL)

2º E.S.O. «MÚSICA PARA LA FELICIDAD» II (HOSPITAL)

Nuestro proyecto “MÚSICA PARA LA FELICIDAD” consiste en ir a distintos lugares fuera del centro para llevar la música a diferentes personas. Teníamos tres opciones: Residencia de ancianos, niños de infantil o niños hospitalizados.

Nosotros elegimos niños hospitalizados y nuestro objetivo era ayudar a los niños a divertirse con la gran motivación de la música, sacándoles una sonrisa y haciendo que se olvidaran de su enfermedad por un tiempo.

Empezamos pensando actividades y a dónde queríamos ir, luego hicimos los grupos y pusimos las ideas en común. A continuación tuvimos unos días para preparar un mural con las actividades que queríamos realizar, desarrollarlas, seleccionar músicas adecuadas, preparar los materiales necesarios y organizarlo todo. Una vez teníamos la cartulina acabada tuvimos que exponer las ideas que habíamos estado preparando ante toda la clase, después de esto terminamos de pulir detalles y… ¡Llegó el día!

-“Me levanté muy emocionado, ya que iba a poner felices a muchos niños, hacerles olvidar todo lo que les pasaba y que se divirtieran con la música” ¡Por fin llegaba el día para el que tanto nos habíamos preparado!

A primera hora nos reunimos para hacer un último repaso de todo lo que habíamos preparado. Luego nos dirigimos en minibús al “Hospital La Fe” de Valencia con todos los instrumentos y material que íbamos a necesitar, acompañados por Mª Carmen, nuestra profesora de música, y Esther, una profesora en prácticas.

El minibús nos dejó en la puerta y nos quedamos muy impresionados ya que el hospital era gigantesco. Subimos hasta llegar a la “Unidad pedagógica hospitalaria” que era muy grande, con muchos dibujos y murales que habían hecho los niños.

El aula estaba dividida en dos por un cristal y, antes de entrar, nos explicaron algunos problemas que tenían los pacientes. Había un niño de 7 años que estaba sordo y teníamos que hablarle de frente para que pudiera leer los labios, también había un niño y una niña que tenían una “corona” de metal en la cabeza pero ellos no sentían nada, solo era para prepararlos para una intervención. Al principio daba un poco de impresión pero luego al verlos tan contentos y felices se te pasaba.

Esperamos un momento en la puerta mientras nos organizábamos, luego entramos y empezamos a hacer las actividades que habíamos preparado. Aunque los días de preparación fueron muy intensos porque teníamos que tener muchas cosas previstas ya que no sabíamos lo que nos íbamos a encontrar hasta ese mismo día, pronto sentimos que todo iba a salir muy bien porque se les veía bastante felices y emocionados de que hubiésemos ido.

Nos dividimos para entrar ya que el grupo no podía ser muy numeroso. Poco a poco los niños fueron llegando, la más mayor iba a 4º de primaria y los más pequeños a 1º de primaria.

Lo primero que hicimos fue decir nuestros nombres y edad, luego continuamos con todos los juegos y actividades que habíamos preparado.  En algunas, cada uno de nosotros se tenía que poner con un niño, a mí me tocó con el niño que estaba sordo. Era muy bueno pero para explicarle las cosas que debíamos hacer era un poco  complicado. Le acababan de operar para ponerle un implante que le va a permitir oír cada vez más y aunque no podía oír aún todas las canciones, nos lo pasamos muy bien y nos reímos mucho con ellos. Además, mientras estábamos allí, vinieron los “Payasos de hospital”. Nada más verlos, los niños empezaron a reírse a carcajadas e incluso nosotros también y las enfermeras nos contaron que venían varias veces a la semana para sacarles unas risas a los niños.

Después de presentarnos con los instrumentos, hicimos el resto de actividades: tocar melodías, juegos musicales, identificar instrumentos, reconocer bandas sonoras de película, improvisaciones instrumentales, baile o movimiento, etc.

       

Llegó el momento en el que nos tuvimos que ir y nos dio un poco de pena. Les preguntamos si s