Seguimos comentando algunas de las actividades que realizamos en la asignatura de música. En esta ocasión hablaremos de las improvisaciones musicales y los ejercicios de audición.

El alumnado de 1º E.S.O. disfruta de la interacción con los instrumentos realizando improvisaciones musicales de diferentes maneras.

El primer reflejo de un niño ante un instrumento es tocarlo. Con el crecimiento, a veces ocurre que se va perdiendo esta capacidad y no se atreven por miedo a hacerlo mal o no saber hacerlo de manera académica. La improvisación musical nos permite disfrutar de la música como un medio de expresión natural y espontáneo para mostrar, comunicar y trabajar aspectos no solamente musicales. Puede llevarse a cabo de manera individual o grupal y se realiza libremente o sujeta a pautas concretas. Es una actividad muy agradable y enriquecedora.

En el siguiente vídeo se muestra un poquito de una de las partes del trabajo de audición. Además de conocer el compositor y trabajar las características y estructura de la pieza, siempre se realiza un ejercicio de interiorización que nos ayuda a entender bien la música que se escucha. De esta manera, es más fácil recordarla e identificarla cuando la escuchamos en ocasiones posteriores.